Reservas

* Son obligatorios

" En el "Poggio" hay una Casa en la colina, un antiguo olivar y una pequeña viña. Hay arboles centenarios, escorzos de campaña toscana y testigos de aparcería. Pero sobre todo, desde el "Poggio", hay una vista impresionante de San Gimignano. "

Enclavado entre robles y cipreses, en la cima del Poggio di Monteoliveto, nuestra casa mira directamente a San Gimignano y a sus torres, marcando uno de los perfiles más sugestivos, famoso y auténtico de la villa medieval.
Desde "Casa del Poggio" el paisaje varía desde los valles del Chianti y de la Valdelsa a San Gimignano,
en una perfecta combinación de verde y de historia, de naturaleza, encanto y panorama toscano.

Aquí, a un paso de San Gimignano (800 m), turistas, viajeros y artistas pueden encontrar alojamiento, paz e inspiración.
Y experimentan la preciosa sencillez de la vida rural y del silencio del campo.
Caminando por la "Via Vecchia", la antigua calzada romana, se cruza la Puerta de San Giovanni -entrada principal al pueblo-
en sólo 10 minutos, pasiando a la sombra de robles por una ruta pintoresca a lo largo de la granja.

Nuestra casa es ideal para aquellos que son "sólo" de paso y quieran disfrutar de San Gimignano sin el estrés del aparcamiento;
para cualquier persona en busca de silencio, serenidad y contacto con la naturaleza.
Para aquellos que quieran explorar el interior del país, y necesitan de una base de apoyo donde obtener consejos sobre la ruta;
para los peregrinos en su camino a lo largo de la Via Francigena, que en nuestro "Poggio" encontran refugio y refrigerio;
para los amantes de escapada romántica, vacaciones familiares y fines de semana con amigos.

Desde "Casa del Poggio" todos los sitios de interés turístico y cultural -Volterra, Siena, Florencia, Pisa y el Chianti- se puede llegar
fácilmente en coche o en transporte público (la parada de autobús queda a unos 150 m). San Gimignano, en Valdelsa, está situado justo en el corazón de la Toscana, y por lo tanto es un buen punto de partida para explorar la inmensa riqueza de la región.

Recordamos a nuestros clientes que en la casa aún se observa y vive según los preceptos de una tradición agrícolas y familiar construida sobre valores como la hospitalidad, el compartir y el amor por la tierra; espontaneidad, creatividad y progreso sostenible.
Damos la bienvenida a todos los que deseen conocer el lado verdadero y genuino de nuestro país, con sonrisa, curiosidad y espíritu positivo.
Aceptamos por eso y con todo nuestro cariño todas las personas felices, los animales, los soñadores y los músicos.
Los veganos, los homosexuales y las minorías étnicas y lingüísticas.

Tenemos 3 habitaciones con vistas -Mandarino, menta y Carcadè- cada una equipada con piezas originales, transmitidas a través de generaciones y atentamiente restauradas. Cada habitación se caracteriza por el color y el estilo; cada una tiene su baño privado, TV y conexión Wi-Fi.

Fabricamos con dedicación y amor vino, aceite de oliva y frutas orgánicas, todas especialidades que se pueden degustar desde
el árbol hasta la bodega.

Somos tradicionalistas, excéntricos y amantes de la charla; de completa oposición a todas las formas de discriminación, violencia o
comportamiento agresivo. Somos profesores de yoga, medicina herbaria, filosofía, pintura, ciencias esotéricas y agricultura biodinámica.